logo
Proyectos de cocreación
Qué ofrecemos
Miradas Sociales
Quiénes Somos

CAT

CAST

ENG

Unos pocos hombres refugiados y una voluntaria española, Anaïs Esmerado, trabajaron juntos para pintar el Muro de la Esperanza en la fachada del Squat en el cual vivían alrededor de 350 refugiados, en el centro de Atenas. Estuvieron trabajando durante seis semanas sobre cómo podían dar un mensaje positivo en una situación extremadamente difícil. Todos los refugiados trabajaron muy duro para aprender a dibujar y usar técnicas pictóricas. Y especialmente por transformar la dura situación que viven en una mirada positiva. Se convirtieron en una pequeña familia y ahora era momento de poner un poco de color en otro squat.

Nos pusimos manos a la obra durante cuatro semanas antes de pintar la pared. Empezamos con dibujos básicos y clases de pintura, talleres de escultura y visitas a museos. Estuvimos trabajando en un concepto general en el que tratamos de evitar recuerdos de la guerra. Todos ellos trabajaron muy duro durante todo el proceso.

Este es el resultado final de todo el trabajo. Cincuenta metros que van de esperanza a futuro. Empezando por la palabra hope y un niño refugiado que fue dibujado hace mucho tiempo y que simboliza el largo camino que le espera. Este laberinto representa las dificultades que la gente afronta al escapar de la guerra. En el dibujo hay muchos caminos que se cruzan entre ellos. El marrón significa el camino de Siria a Palestina, Irán y Turquía. El camino azul representa el barco de Turquía a Atenas. El gris es un camino difícil que muchos de ellos escogieron: cruzar el balcánico para encontrarse con sus familias. En el otro lado del muro dibujamos la palabra make (hacer) como referencia a la lucha para no perder la esperanza. También a ser fuerte e intentar usar el tiempo de espera como algo útil para aprender, porque el tiempo que se va nunca vuelve. Finalmente, la última palabra, future (futuro), justo después de make simboliza la forma en que se puede facilitar y cómo tenemos que mirar adelante, que es lo más importante.

Los colores de fondo también tienen significado: Rojo significa el pasado, la sangre y la guerra. El rojo se vuelve amarillo simbolizando el momento en que cambia y se puede convertir en el momento correcto. Pero también representa cierta inseguridad ya que nadie sabe exactamente cuándo la guerra terminará y a veces en qué parte de Europa acabarán. El amarillo se vuelve verde y finalmente azul. El color azul es nuestra oportunidad de esperanza y libertad.

En los squats hay un gran número de jóvenes no acompañados que eligen estar en los centros urbanos para sentirse más integrados. Las edades de estos chicos oscilan entre los 16 y los 25 años aproximadamente. Ellos son los primeros miembros que la familia envía fuera de Siria huyendo de ser reclutados en el ejército o de, en su defecto, ir a prisión. En la mayoría de los casos, estos jóvenes llevan más de un año en tránsito intentando llegar a algún país europeo.

Sin tener los recursos suficientes para poder acceder de forma directa a Europa, la mayoría de estos jóvenes trabajan en Turquía, bajo unas pésimas condiciones laborales, hasta que consiguen suficiente dinero para coger una patera y llegar a una isla griega, en la que están un tiempo hasta que son derivados a la capital. Una vez en Atenas, cuando llegan a los squats, la falta de motivación es un denominador común en este colectivo que a su vez es extremadamente vulnerable frente a las drogas y, en algunos casos, mafias de prostitución infantil.

El proyecto consistía en transformar las emociones traumáticas y destructivas en una visión esperanzadora, usando el lenguaje visual y un proceso creativo basado en la experimentación, la libertad de expresión, el análisis, la crítica, el aprendizaje de distintas técnicas y el trabajo conjunto

Lo más importante de todo este proceso creativo era conseguir que los participantes crearan su propia esperanza a través de la motivación. De hecho, lo conseguimos. El primer mensaje establecido, por decisión del equipo, era Help makes future, entendiendo que sin ayuda es más difícil avanzar, y que en situaciones complicadas todos necesitamos ayuda de los demás. Pero mientras pintábamos el muro, los jóvenes se dieron cuenta que no era la ayuda sino la esperanza lo que realmente hace depender el futuro. Por lo que help se convirtió en hope y de ahí salió el proyecto final. 

«Ahora tenemos esperanza. Y si Dios quiere, podremos ir a Alemania. Y cada vez tenemos más esperanza. Gracias»

Khaled
Migrante de Palestina

«Hemos desafiado nuestra realidad con la ayuda de Anaïs. Todos deberíamos ir por el mismo camino, desde su principio a su final, aunque ese camino sea más difícil»

Zaky
Migrante de Palestina
Abu Haider

Ni siquiera le gusta pintar, pero estuvo ahí cada día, listo para todo. Siempre buscando soluciones rápidas y motivando a otros a venir. Positivo y cantante, es imposible no quererle.

Ahmed

"Tengo un futuro. Mientras pueda respirar tendré esperanza". Su actitud positiva es contagiosa para el resto del grupo.

Ala

Amante del deporte y el traductor oficial. En un futuro se convertirá en jugador de fútbol.

Ali

Siempre sonriendo. Destaca por su habilidad con la pintura y por su odio a la cámara.

Haider

El más joven del grupo. La esperanza del grupo.

Jade

Se ofreció de voluntaria desde Barcelona para echar una mano al proyecto.

Khaled

Joven gran hombre y caballero, educado y cuidadoso con los detalles.

Mohammed

Gran pintor, mejor documentalista. Lo mejor es que tiene un enorme corazón.

Mohammed

Con su risa contagiosa convence a todo el mundo para pintar. Es súper cuidadoso con los pinceles.

Mohammed Zeidan

No habla inglés pero todos pueden entender a través de sus ojos qué preciosa alma tiene.

Mustafa

Loco por el baile y los selfies. Todo el tiempo que estuvo ahí, había música sonando.

Pau

Se ofreció de voluntario desde Barcelona para echar una mano al proyecto.

Ramzi

Siempre positivo y lleno de energía. Pintor de noche y chef los fines de semana. Es el alma del proyecto.

Salman

-

Samer

Nacido para ser artista. Su talento era inspirador para todos.

Walid

Agarró el pincel para pintar y nunca más lo soltó.

Yasam

Siempre tiene una buena excusa para no pintar, pero cuando pinta hace un gran trabajo.

Yosef

Por suerte para él, consiguió viajar a Europa durante el proyecto.

Dulce, joven y travieso. Vino unas cuantas veces, las suficientes para darle vida al día con su sonrisa y alegría.

Zaky

El serio pero de mente noble. Lo encontrarás en lo más alto de las escalera pintando las partes más difíciles de la pared.

More icon
todas las miradas sociales